Pestañas

lunes, 9 de noviembre de 2015

Transforman un residuo industrial en un insumo para restauración

Hace unas cuantas semanas, me topé con esta noticia y la encontré verdaderamente interesante. Es un pequeño grano de arena para todos los que estamos concienciados con el Medio Ambiente. Se trata, como el propio título indica, de la utilización de un residuo industrial para convertirlo en un producto que se utiliza en restauración. 

La limpieza química de las semillas de algodón genera un residuo que resulta contaminante para el ambiente. Para su reutilización, el Centro INTI-Celulosa y Papel (Argentina) ha desarrollado un procedimiento para transormarlo en celulosa microcristalina neutra, un material muy valorado para la restauración de obras de arte.

Celulosa microcristalina

Durante la cosecha de algodón los producctores no sólo separan las fibras de la planta para la industria textil, sino que también limpian las semillas para utilizarlas en aceites o en nuevas siembras. Especialistas del INTI han desarrollado un procedimiento para generar celulosa microcistalina a partir del residuo que se genera de la limpieza química de las semillas, conocido como linter ácido.

En la entrevista realizada a Marcelo Novaresi, coordinador del Área de Procesos y Ensayos Especiales del Centro Celulosa y Papel del INTI, dice que las características que posee la celulosa de algodón son muy valoradas por los especialistas en restauración, por su estabilidad temporal y sus propiedades óptimas como material de reconstrucción. Se ha probado que el producto tiene una gran aptitud para la restitución de faltantes en obras realizadas en madera, papel o pinturas, gracias a su consistencia, finura, compactado, acabado y a su persistencia en el tiempo.

Marcelo Novaresi (izda.) en el laboratorio.

Tanto la fibra de algodón como el linter (pelusa que rodea a la semilla) están constituidos por un alto porcentaje de celulosa, que es un polímero natural que posee una parte cristalina y otra amorfa. La presencia de ácido en el proceso de limpieza química de la semilla, conduce a la solubilización de la parte amorfa, dejando intacta la parte cristalina. Mediante procesos de limpieza, blanqueamiento y molienda, es posible transofmar el linter acificado en celulosa microcristalina.

Polímero de celulosa (biologia.edu.ar)
El producto ha sido probado en la restauración de obras del patrimonio cultural realizadas con materiales a base de celulosa (como madera, papel o pintura) con un alto rendimiento, como fue el caso de un trabajo realizado en la reparación de objetos de valor del Ministerio de Economía. La tecnología aporta la gran ventaja de que permitirá no sólo reducir el impacto ambiental de la industria algodonera, sino también sustituir la importación de un producto con una amplia demanda industrial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada