Pestañas

lunes, 24 de noviembre de 2014

Un escáner de grafeno permite por primera vez distinguir pigmentos sin tomar muestras

Un grupo de investigadores europeos coordinados desde Asturias está desarrollando un escáner de última generación basado en grafeno que permitirá desvelar aspectos desconocidos de obras de arte y otros objetos históricos. El equipo permitirá observar imágenes ocultas en los lienzos y revelará lo que se esconde en el interior de objetos tridimensionales sellados hace siglos.

Además de mostrar bocetos o pinturas previas que hayan podido quedar ocultas bajo una determinada obra, “el escáner nos permitirá ver dibujos preparatorios o identificar repintes”, según explica Javier Gutiérrez, investigador de Treelogic y coordinador de Insidde (Integration of technological solutions for imaging detection and digitisation of hidden elements in artworks - integración de soluciones tecnológicas para la detección de imágenes y digitalización de elementos ocultos en obras de arte), el proyecto financiado por el Séptimo Programa Marco de la Unión Europea en el que se enmarca este trabajo con la participación de ocho entidades de cinco países europeos. El escáner permite observar la forma en que se han aplicado las pinceladas, una información que está abriendo un nuevo campo de trabajo para los científicos de Insidde. Puede mostrar detalles del proceso creativo de una pintura que son de gran valor histórico-artístico, porque nos dicen más acerca de cómo trabajó el pintor, lo que es muy útil para los conservadores durante la planificación y ejecución de trabajos de restauración de pinturas. 

Se ha descubierto recientemente el retrato de una mujer bajo un retrato de Jovellanos de Goya (Museo de Bellas Artes de Asturias)
El escáner de grafeno se plantea como una alternativa que no daña en absoluto los materiales objeto de estudio y aspira a simplificar y hacer más asequibles este tipo de dispositivos para obras de arte. Montado sobre lo que se denomina “mesa XYZ”, de 1,5 x 1,5 metros y una altura de 1,20 m, el escáner cuenta con múltiples cabezas que incorporan emisores-receptores de grafeno y que pueden moverse en 3D a lo largo de los  2 m2 que forman la superficie de trabajo.

Respecto a si este escáner podría llegar a desplazar a otros métodos existentes para obtener imágenes ocultas en las obras de arte como el escaneado de rayos X, infrarrojos y ultravioleta, el equipo de investigadores de la Universidad de Oviedo a cargo del sistema lo tiene claro: “cada rango de frecuencias tiene una capacidad diferente para penetrar en las distintas capas de las obras, así que la información que se recupera con cada técnica es complementaria a las otras”.

El grafeno está formado por átomos de carbono dispuestos en una capa de un solo átomo de espesor. 

Estructura del grafeno
Una de sus múltiples peculiaridades es que, sometido a ondas electromagnéticas, tiene un comportamiento no lineal. En otras palabras, funciona como una especie de multiplicador de frecuencia. Si sobre el grafeno hacemos incidir una onda de una frecuencia determinada, éste tiene la capacidad de emitir otra más alta. Esta propiedad del grafeno está permitiendo a los científicos emitir en la banda de terahercios, una banda de frecuencias en la que hasta ahora solo se han acometido emisiones experimentales y que se encuentra por debajo de los infrarrojos pero por encima de las frecuencias que utiliza la telefonía móvil o las comunicaciones vía satélite. Por eso, comenzar a utilizarla supone cubrir un nicho existente entre las frecuencias que utilizan otras tecnologías ya desarrolladas.


Fuente de las imágenes:
http://curiosidades.batanga.com/4285/sera-el-grafeno-el-material-del-futuro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada