Pestañas

lunes, 22 de febrero de 2016

La corrosión

La corrosión de un metal es el deterioro de éste a consecuencia de un ataque electroquímico. Se produce porque es un proceso espontaneo, es decir, que el producto de esa corrosión (óxido) es más estable que el metal inalterado. Este proceso lo expliqué hace un par de semanas. Recuerdo que, en términos termodinámicos, equivale a decir que tiene una energía libre de Gibbs menor que cero (∆G0<0).

La corrosión es un proceso redox mediante el que los metales se oxidan en presencia de oxígeno (O2) y humedad. El oxígeno es un agente oxidante y la mayoría de los metales tiene un potencial de reducción menor que éste. Normalmente, el proceso comienza por un punto de mayor tensión, como en "codos".

Esquematización del proceso de corrosión (unam.mx)
En el caso del ejemplo, un punto de tensión en un objeto de acero actúa como ánodo, donde el hierro se oxida a iones Fe2+ y se forman hendiduras. Los electrones producidos fluyen a través del objeto hasta el área expuesta. Ésta actúa como cátodo, en el que el oxígeno se reduce a iones hidróxido (OH-). Al mismo tiempo los iones Fe2+ migran a través de la superficie húmeda. La reacción global es la siguiente:

Reacción redox global (unam.mx)
Los iones Fe2+ migran a través de la disolución para combinarse con el hidróxido y formar hidróxido de hierro (II) (Fe(OH)2), que se oxida más aún por el oxígeno para dar óxido de hierro (III) (Fe2O3), de color rojo.

Referencias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada